Mi Navidad

Por Maite Marín, directora del Área Social de FANOC

No sé si a vosotros también os pasa, pero con la llegada de diciembre y con la Navidad cada vez más cerca, empiezan a surgir ciertos sentimientos que, a pesar de estar siempre allí, ahora se hacen notar más fuertes que nunca.

Para mí, la Navidad es una época mágica aunque entiendo que para algunas personas pueda ser algo que les cuesta cada vez más. El añorar a quien ya no está, el hecho de quizás sentirse solo, los gastos que puede generar, las dificultades por las que uno puede estar pasando o incluso el no creer en la Navidad pueden implicar no disfrutar de estas fechas. Pero… ¿qué familia puede decir hoy que está bien al 100%?

Llevamos todas unas vidas a un ritmo de vértigo: trabajo, casa, hijos, extraescolares, hacer de taxista de los niños, médicos, la compra… y sin darnos cuenta hemos llegado de nuevo a diciembre. No es por escribir un tópico, pero creo que la Navidad se siente en el aire. Las calles, las casas, los escaparates…, están adornados y la gente aunque no lo pensáis, es más amable y tolerante. Y es que la Navidad, es sinónimo de solidaridad, familia, amigos, compartir…,

La verdad es que personalmente echo mucho de menos las Navidades de mi infancia cuando toda la familia se reunía en nuestra casa y en casa de mis abuelos para celebrar juntos la Navidad. Ahora han pasado muchos años. Los niños hemos crecido y algunas sillas han quedado libres dejando un espacio en vacío que difícilmente podrá volver a llenarse. Pero quien dejó libre este espacio nos enseñaron la importancia de estas fechas, cómo celebrarlas con ciertas tradiciones y que es importante invertir algo de tiempo en cuidar la relación con la familia y los buenos amigos.

Cada año espero con candeletas la Navidad, ¡a pesar de las dificultades! Ahora, tengo mi propia familia y les he enseñado las tradiciones de mi infancia, pero también hemos creado nuevas que, a pesar de quizás parecer estrambóticas, año a año se han ido consolidando y han hecho que la Navidad, aunque diferente , siga siendo mágica.

No seamos unos Scrooge!!! Si no tenemos adornos de Navidad es una magnífica excusa para hacerlos caseros y pasar un gran rato con los más pequeños con villancicos de fondo o una buena película temática para todos los gustos. Yo os recomiendo «Los fantasmas atacan al Jefe», Love Actually», Qué bello es vivir», «Gremlins» y para quien prefiera más acción… «La jungla de Cristal» ;). También es una magnífica ocasión para realizar galletas de Navidad, o una excursión familiar, ya que ahora hay un montón de ferias navideñas y actividades especiales.

Llamad a aquel familiar con el que hace tiempo que no habláis y felicitarle las fiestas. Pues quien no da no recibe. Llenaos de paciencia y acudid a las comidas y/o cenas familiares, ya que un día puede ser tarde para volver y el tiempo nunca corre en dirección contraria. Y lo que para ti puede ser un palo, para otro puede ser el momento más especial del año porque ha reunido a todos en la misma mesa. Seguro que una vez volváis a casa os pegaréis un montón de risas recordando el chiste malo de uno, la mala cara de otro, la que se ha vestido como un “palmón” o el que come sin parar como si no hubiera un mañana.

Levantad todas las copas y brindemos para que la Navidad nunca pierda su magia y que lo celebres, como lo celebres… Sean unas fechas de lo más especiales.

Feliz Navidad a todos y todas.

Feu un comentari