Cómo viajar seguro si tienes 3 hijos

Te contamos los secretos para viajar con 3 niños en las plazas traseras del vehículo

Por Fundación Mapfre

Una vez escuché a un experto de seguridad infantil decir “Un hijo trae un pan debajo del brazo, pero el tercer hijo trae un monovolumen” y, en cierto modo, es así.

Durante la creación del Reglamento 129, se hicieron estudios sobre la capacidad de los coches de instalar 3 sillas en la plaza trasera del coche y se observó que, entre alrededor de 100 coches comprobados, solo en 5 cabían 3 sillas en las plazas posteriores, y sí, los 5 eran monovolúmenes. Evidentemente, las pruebas se hicieron con los volúmenes de silla máximos permitidos por la Normativa, y con 3 sillas de 40 a 105 cm. de rango de altura (entre 0 y 4 años).

Obviamente, cuando utilizamos sillas de mayor rango, las cosas no mejoran; resulta muy complicado colocar 3 sillas de 100 a 150 cm de rango en el coche.

No obstante, como comentábamos, este escenario no es el más habitual, y lo que tendremos dentro del coche es una combinación de sillas de diferente rango, que nos hará más viable la instalación.

Hay que tener en cuenta que los coches tienen más espacio para la zona de los hombros, que para la zona de las caderas y, por lo tanto, debemos utilizar esta ventaja a nuestro favor.

Las sillas mirando hacia atrás ocupan poco espacio de hombros en el coche, pero ocupan mucho espacio de asiento, mientras que las sillas mirando hacia delante ocupan más espacio de hombros e igual de caderas. Por último, los alzadores con respaldo ocupan más espacio de hombros y menos de cadera.

La combinación que nos permite utilizar mejor el espacio de la plaza trasera será alternando las sillas.

Vamos a poner algún ejemplo. Si tenemos 2 niños que utilizan alzadores con respaldo (de 100 a 150 cm de altura) y un bebé, situaremos a los mayores en las plazas externas, mirando hacia delante, mientras que al bebé mirando hacia atrás en la plaza central.

En este caso seguramente tendremos que prescindir del uso de sillas de niños con ISOFIX, ya que la posición de los anclajes (normalmente los coches solo llevan en las plazas externas) hacen imposible que la plaza central sea utilizable con una silla de niños. Realmente en el contexto de esta configuración, los anclajes ISOFIX no aportan tanto como si estuviéramos hablando de sillas de rango 76-105 mirando hacia delante, donde para aumentar el espacio de supervivencia es altamente recomendable su uso.

Por lo tanto, 2 laterales con alzadores y central con silla mirando hacia atrás.

Desaconsejamos el uso de cualquier dispositivo que desplace la posición del ISOFIX para aumentar el espacio interior, ya que no es necesario, simplemente con no fijar la silla al anclaje ISOFIX es suficiente para ganar espacio dentro del interior del vehículo (siempre que la silla lo permita).

Si tenemos el caso contrario, y siguiendo la teoría de la alternancia, colocaremos las 2 sillas mirando hacia atrás en los asientos externos, mientras que el alzador en la plaza central.

Si tuviéramos 3 sillas mirando hacia atrás, habrá que coger el metro cuando vayamos a comprar la silla de niños. No todas las sillas tienen la misma anchura, por lo que dentro de la elección de la silla será un factor importante. Además, es recomendable no comprar las 3 sillas iguales, ya que cada silla, siendo parecida, no es igual, y podemos ganar unos milímetros por la forma y altura de la silla, que pueden ser determinantes.

Como veis, no hemos valorado la opción de que ningún niño de menos de 4 años viaje mirando hacia delante. Desde Fundación MAPFRE promovemos el uso de sillas de niños mirando hacia atrás hasta los 4 años, la posición más segura para ellos.

Deja un comentario

X